EspañolPortuguês

KIT KEFIRKO BIG JAR + GRÁNULOS DE KÉFIR DE AGUA


Precio habitual €55.00
Todo lo que necesitas para empezar a preparar un delicioso kéfir de agua en casa, para toda la familia y con Envío Gratis.

EL KEFIRKO:

  • KEFIRKO es un kit todo en uno que permite las condiciones perfectas de fermentación y simplifica el proceso de separación de los granos de kéfir al mismo tiempo.
  • Pensado para que puedas preparar kéfir casero de manera sencilla a la vez que divertida.
  • Está disponible en siete colores diferentes para que elijas el que más te guste.
  • A partir del 1 de Marzo del 2018 todos nuestros Kefirkos irán acompañados de un nuevo accesorio, la "Espatulita giratoria". Este accesorio hace que sea aún más fácil el separar el kéfir que hemos preparado de los nódulos/gránulos de kéfir.
1 Kit Kefirko incluye:

- 1 Tarro de vidrio (1,4l)

- 1 Tapa colador

- 1 Tapa transparente

- 1 Exprimidor

- 1 Libro de recetas

- 1 Palito removedor

- 1 Manual de usuario

- 1 Espatulita giratoria

LOS GRÁNULOS:

  • Pack de gránulos de kéfir orgánicos de agua y azúcar Rapadura orgánica (15 g).
  • Una vez rehidratados, constituyen 30 g de gránulos de kéfir de agua frescos.
  • Cantidad suficiente para preparar 0,6l de kéfir de agua (recipiente pequeño).
  • Cultivos vivos reutilizables.
  • La vida útil de los gránulos deshidratados es de 2 años. En cada pack se muestra la fecha máxima que pueden estar deshidratados.
  • Todos los gránulos van acompañados con sus instrucciones de activación/uso.

    ¿Qué es el kéfir de agua?

    El kéfir de agua es una deliciosa bebida probiótica natural hecha con agua, gránulos de kéfir y azúcar. No contiene lactosa, es ideal para las dietas veganas y vegetarianas. Para hacer kéfir de agua lo único que necesitas son los cultivos vivos - gránulos de kéfir de agua también conocidos como tíbicos, tibi o gránulos de azúcar. Los gránulos están constituidos por una serie de cultivos de diversas cepas de bacterias y levaduras, mantenidos juntos gracias a una matriz de polisacáridos creados por la propia bacteria. El cultivo se alimenta de la glucosa y produce ácido láctico, y dióxido de carbono, creando así una bebida fermentada gaseosa con una muy baja cantidad de azúcar.